Reflexiones desde Guadalajara

martes, 16 de febrero de 2010

¿Y la libertad de expresión?

En mis conversaciones cotidianas, acostumbro ser muy malhablado.   Por mala costumbre, suelo expresarme con muchas majaderías, aunque normalmente sin tratar de ofender a nadie.  Simplemente es una forma de expresión personal que mantengo con mis amigos y compañeros...y que a mi juicio es de lo más normal.

La verdad, no le había dado mucha importancia a esto, sino hasta el fin de semana pasado.  Me encontraba conduciendo en el áuto con mi familia, cuando un vehículo cercano cometió una imprudencia cerca de nosotros.  Ni tarde ni perezoso, proferí una sarta de improperios.    Nada fuera de lo normal.

Sin embargo, Katy,  mi hija pequeña de 3 años le hizo la siguiente pregunta a su mamá:

- Mamá.... ¿A mi papá también le vas a lavar la boca con jabón? 
(semanas antes, a mi hija le había su mamá lavado la boca con jabón por decir un par de grocerías)

Mi hija mayor, Sofía, todo el día estuvo recordando a su mamá que me tenía que lavar la boca con jabón.

Sobra decir que voy a tratar de moderarme,  y de evitar dar este mal ejemplo.

La letra con sangre entra.... y la boca majadera con jabón se calla!!!



1 comentario:

  1. Jajajajajaja
    Me imagino la escena.
    Creo que es normal en un méxicano, y más aún en un tapatio el uso constante de "malas palabras".

    Yo estoy igual. Sin embargo, mis papas me hacian lo mismo que a tu hija. Aunque no literal. Pero si me amenzaban con lavarme la boca con jabón. Por lo tanto de niña NUNCA dije malas palabras, fue en la secuandaria y en la prepa cuando comenzé; aunque siempre a espaldas de mis papas.

    No se en que momento dejó de importarme que ellos me escucharan y ahora soy lo que se llama una "viejus vulgarus" y no mido mis palabrotas.

    Aunque si recuerdo, claramente, el momento en el que escuche a mi papá decir una mala palabra.. y creeme: no es nada bonito, la imagen del papá superheroe que uno tiene se merma.

    ResponderEliminar